Animales Estúpidos

ANIMALES QUE ODIO, CAPÍTULO 10: LA AVISPA

ANIMALES QUE ODIO, CAPÍTULO 10: LA AVISPA

Empecemos por el principio. ¿Qué es una avispa? Básicamente, cualquier himenóptero que no sea una hormiga o una abeja, un total de más de 20000 especies de avispa, con colmenas de tamaño promedio entre 3000 y 15000 insectos. La mayoría de avispas son parasitarias o depredadoras, lo que las convierte en fantásticas a la hora de controlar plagas. E incluso tienen papeles polinizadores específicos, como es el caso de la avispa de los higos.

Sí, polinizan, en concreto una especie llamada Blastophaga psenes. Pone sus larvas en una flor de higuera, y un macho abre un orificio para que las avispillas puedan salir. El macho, entonces, muere dentro del higo. Pensad en ello la próxima vez que os comáis uno.

Pero apartando este detalle, vayamos a lo que nos ocupa: qué las hace tan sencillas de odiar? Buena pregunta. Para empezar, son unos pequeños monstruos malignos cuyo único propósito es la destrucción.

Comparándolas con el resto de insectos voladores que encuentras en una tarde de verano normal, es fácil ver por qué. Tienes a las moscas, que tocan los cojones, pero en buena parte del mundo no son un problema grave. Luego los abejorros, abejas de peluche que no pican ni molestan. Después van las abejas en sí, proveedoras de miel y reacias a picar, ya que mueren tras picarnos. Y al final, sólo hay dos insectos. Los tábanos (ya hablaremos de ellos) y las avispas. Las avispas, pequeños depredadores de (por regla general) 1.5-2cm de longitud, sobre los que mucha gente no se pone de acuerdo, ¿muerden o pican? La respuesta es… Sí. Las hembras tienen mandíbulas y aguijón, los machos solo muerden, lo cual mediante un sencillo ejercicio de estadística nos dice que las avispas hembra son el doble de cabronas que el macho.
Cuando se trata de joderte el día, las avispas pueden ponerse creativas. Ya seas un insecto y decidan utilizarte como cuna, jardín de infancia y buffet libre 3 en 1, o siendo un animal grande y quieran ver cómo corres después de una buena picadura en el escroto, las avispas no se andan con tonterías. Pero si creéis que eso es malo… Hablemos de la avispa gigante asiática (Vespa Mandarinia).

Midiendo entre 3,5 y 6 centímetros, estos avispones son lo bastante grandes como para hacerte sangrar de un mordisco o picándote con su aguijón de 6mm. Su picadura se ha descrito como “un clavo ardiendo” y más de 45 pueden matarte, ya que poseen un veneno neurotóxico bastante potente. No en vano las llaman “asesinas de yaks”. He mencionado ya que una misma avispa puede picarte hasta 5 veces en rápida sucesión sin gastar apenas la mitad de su reserva de veneno? Unas 40 personas mueren cada año, y más de 1600 son heridas de gravedad por múltiples picaduras del gigante asiático, que pueden producir un arcoiris de problemas como el fallo renal, necrosis, arresto cardíaco, shock anafiláctico (ya, ya, es obvio) e incluso producir un fallo multiorgánico.

Pero no son solo unas hijas de puta con los grandes mamíferos. Su principal fuente de alimento es la dulce y encantadora abeja de la miel, y el avispón gigante ha desarrollado algo único entre las avispas, la capacidad para marcar con feromonas los panales para usarlos como bar de carretera en sus movimientos de larga distancia.

Aquí no acaba la cosa. Las avispas son una de las familias de animales más extensas y al mismo tiempo más centradas en torno a su temática original de joderle el día a todo. Hay avispas parasitarias, avispas gigantes, e incluso AVISPAS QUE PARASITAN AVISPAS QUE PARASITAN. Este proceso, llamado hiperparasitación. La especie Lysibia nana pone huevos en las especies Cotesia Rubecula y Cotesia Glomerata, que a su vez ponen huevos en orugas.

Qué podemos pues sacar en claro? Bueno, empezando por el principio: Todos odiamos las avispas, tanto que incluso las avispas odian a las avispas. Canibalismo, parasitismo, hiperparasitismo, el mundo de las avispas y avispones es lo más parecido al infierno que puedas encontrar en la tierra. Y como buenos animales, extienden ese odio allá a donde vayan, jodiendo a diestro y siniestro con cualquier animal y planta que se les antoje. Y por una vez, estoy conforme a que se utilicen productos químicos para controlar las poblaciones de insectos en lugar de la alternativa “verde” de soltar miles de avispas en los campos. Sí, es más limpio. Sí, es más barato. Sí, es ecológico. Pero repetid conmigo: “necesitamos miles de avispas”. Da escalofríos, verdad?

Al menos miradlo por la parte positiva. Difícilmente os picará una avispón asiático en algún momento de vuestras vidas, y eso es algo que todos podemos agradecer.

(Texto original)

  1. DarknessDragon

    Yo por desgracia vivo con el miedo,aquí por galicia se están extendiendo que da gusto las avispas asiáticas…

Deja un comentario

Tema creado por Anders Norén