Ética

La intolerancia se debe permitir porque todos somos intolerantes.

A raíz del ataque que hubo en Charlottesville en el que un supremacista blanco atropelló a unos contramanifestantes, se ha avivado el debate de si debemos tolerar a los radicales o a los intolerantes. Se está abriendo un fuerte debate de si podemos agredir a los nacional-socialistas por el simple hecho de serlo y la mayoría de gente está a favor. Es la conocida paradoja de la tolerancia.

paradoja tolerancia

Pero, ¿Qué es un intolerante?

Un intolerante es aquel que no respeta la forma de vida de otras personas o que no respeta a otros por ciertas características. Mucha gente achaca, con razón, ese adjetivo a los nacional-socialistas. Pero si aceptamos poder golpear libremente a los nazis por ser intolerantes, ¿A qué más intolerantes podemos agredir? ¿Dónde está la frontera?

Un nacional-socialista es aquel que quiere una doctrina similar a la de Alemania de Hitler en la que se destaca que había un supremacismo blanco, una lucha contra el diferente. ¿Pero creer en algo te hace merecedor de recibir golpes? ¿Aquel nazi al que le gustaría que volviese Hitler pero que jamás ha pegado a nadie merece algún castigo? Los castigos deben ser proporcionales al acto y golpear no es proporcional a pensar.

¿Si podemos pegar a un nacional-socialista, a quién más podemos pegar?

Hay muchos más intolerantes. ¿Podemos entonces pegar a musulmanes? Lo que ellos proponen es una eliminación de todas las personas que no crean en el Corán y acaten la ley Sharia.

¿Podemos pegar a socialistas solo por serlo? Muchos quieren una revolución violenta para conseguir un poder totalitario. Quieren encarcelar empresarios y banqueros, expropiar todo bien inmueble, todo medio de producción…

¿Debemos usar la violencia contra ellos? No.

Todos tenemos algo que no toleramos. Hay quien no tolera a los políticos, a los corruptos, a los homosexuales, a los banqueros, a los hombres, a los gatos, a los perros, a los musulmanes, a los judíos, a las suegras, a los toreros, a la lactosa… Si permitimos que se pueda agredir a aquel que sea “intolerante” abriremos la veda a pegar a cualquiera.

 ¿Por qué no debemos pegar a intolerantes?

Un castigo debe ser proporcional al acto cometido. Al que piensa como a ti no te gusta, no puedes hacer nada más que pensar como a él no le gusta y llevarle la contraria.

Otro caso es el que ATCTÚA como un nacional-socialista y efectivamente hay pruebas de que agrede a personas de otra raza, ahí si que se debe usar la fuerza para detenerle. Igual que se debe detener a quien actúa como un socialista-internacionalista y se dedica a robarte, tirar cócteles molotov… pero no a quien piensa como un socialista. Los crímenes de pensamiento no son crímenes.

¿Qué debemos hacer contra los intolerantes?

Argumentar. Tanto por ellos como para que la gente vea lo equivocados que están. En el momento en que pegas a una minoría de intolerantes, los haces mártires y su mensaje llega a todos sin ese contraargumento que deberías haber hecho ya que no has argumentado sino agredido. Por ejemplo en el caso de HazteOir, su mensaje llegó a todo el mundo y se hicieron increíblemente famosos gracias a las protestas de los progresistas. Por ejemplo también, si un grupo de exaltados pegase palizas a gente de podemos, éstos por la lástima acabarían siendo héroes estoicos y llegando al poder.

 

En resumen, debe tolerarse a alguien que PIENSE de forma intolerante aunque se puede argumentar con él si éste acepta pero en caso de que ACTÚEN de forma intolerante llevando a cabo sus agresiones, sí debemos defendernos. Si nos creemos con derecho a luchar contra la intolerancia, dejaremos de ver la línea que separa a la intolerancia contra la que “debemos” luchar y la que no.

 

 

 

 

 

  1. Este es un buen artículo que lo he guardado desde que lo leí por primera vez ya que es muy coherente y te hace pensar. ¡Saludos!

Deja un comentario

Tema creado por Anders Norén