Empezaré diciendo que no odio literalmente a los pandas. No mataron a mis padres ni se acostaron con mi novia, pero eso no los hace menos inútiles.

El panda, oso panda o panda gigante (Ailuropoda melanoleuca) es una especie de mamífero del orden de los carnívoros, y, en términos generales, son uno de los peores productos de la evolución, escupiendo sobre el nombre “Oso”. Su escalada al poder como símbolo de todo lo peludo y adorable es cualquier cosa excepto algo justificado. Pero, ¿por qué?

Empecemos por lo primero. Los pandas son animales inútiles, antisociales y jodidamente aburridos. Para empezar, están diseñados para ser carnívoros, pero subsisten en una dieta a base de bambú. Así pues, no consiguen las proteínas, grasas y otros nutrientes asociados por regla general a un buen chuletón. Tampoco es que pudiesen cazar algo si se lo propusiesen, porque estos abortos evolutivos son incapaces de mucho más excepto de sentarse y tragar bambú que no les sirve casi de nada, por lo que necesitan entre 12 y 38kg de bambú al día. Son jodidamente penosos en cuanto al tema de reproducirse, e incluso evitan las cuestas para no gastar calorías que no tienen. Panda de jodidos inútiles.

Que sean el símbolo global de la preservación de animales es la muestra más clara de como los humanos solo se preocupan por preservar los animales más monos, a pesar de que estos estén decididos a extinguirse. Porque no es que los pandas hagan mucho por salvarse a sí mismos.

Volvamos al tema del sexo. Los pandas solo son fértiles durante unos pocos días al año, y si nacen gemelos (lo típico en pandas) SÓLO CUIDARÁN DE UNA CRÍA. No sólo eso, sino que los pandas tienen tendencia a aplastar a sus crías mientras duermen, y como las hembras apenas sufren el parto, pueden tener a la cría sin darse cuenta. Pero qué coño de conservación de la especie es esa? La mayoría de especies que intentamos salvar han sido reducidas por la acción humana o han visto su territorio eliminado. Pero los pandas aún poseen grandes extensiones de terreno donde vivir, y a pesar de ello sólo quedan 1600 en libertad. FOLLAD, MALDITOS INÚTILES. Pero no, lo máximo a lo que llegan es a un par de empujones sin emoción, tener la parejita, dejar morir a uno y cuidar mal del otro.

Ya no hablemos de los intentos de hacer que se reproduzcan en cautividad. Se ha intentado de todo, incluso ponerles porno de pandas (PORNO DE PANDAS, JODER), darles viagra, inseminación artificial… Los pandas son, además de tan incapaces de reproducirse como los streamers de Minecraft, unos padres horribles. Es de esperar que, de las 7-8 crías que tengan a lo largo de su vida, mueran al menos la mitad. Nacer ciegos e incapaces de moverse tampoco ayuda.

Pero cuidado, no es que sean estúpidos; en 2014 una hembra fingió estar preñada al darse cuenta de que las hembras en cinta recibían trato preferente. Otros zoológicos han reportado comportamientos similares una vez que las hembras se dan cuenta del trato preferente hacia las preñadas.

Esta es una especie que ha ido a parar a un cul-de-sac evolutivo, y en mi opinión uno de los mayores sumideros de dinero dedicado a la conservación de especies de los últimos 50 años.

“wow, como puedes ser tan malo? Hay que salvar a los pandas, y además no tienes pruebas!”

Quieres pruebas? Canadá, en 2012, gastó diez millones de dólares en alquilar pandas desde China mientras hacía recortes en todo lo demás. Los zoos americanos típicamente pagan al gobierno de China un millón anualmente POR UN SOLO PANDA. Si tiene una cría, el gasto sube a 1,6 millones. El coste de mantenerlos -su hábitat, equipo de trabajadores y el bambú- es CINCO VECES MÁS ALTO que el de los elefantes. La mayoría de zoos deciden que el coste es mayor a los beneficios tras los primeros 3 años. Lu Zhi, una experta en pandas de Beijing, ha dicho, y cito textualmente, que reintroducirlos en la naturaleza es “tan inútil como quitarse los calzoncillos para tirarse un pedo”. Y aún así, el gobierno chino no repara en gastos para cuidar de ellos. Por ejemplo, financiar el centro de investigación y conservación del panda gigante Hetaoping, donde los científicos llevan ridículos disfraces de panda para intentar convencer a las crías de que son familia (Y obviamente, sin ningún efecto). No olvidemos que gastan más de lo que ganan alquilando pandas a otros países, y que hablamos de un paín donde 160 millones de personas viven en condiciones de pobreza extrema.

Mirad, el Darwinismo no es para nenazas. La conservación puede requerir tomar decisiones duras, y los pandas lo han hecho medio bien durante los últimos 3 millones de años. Todo ese dinero estaría mejor empleado en preservar distintos hábitats en lugar de a una única especie empeñada en desaparecer.