Por mucho que a los macarrones les llamemos unicornios, no podemos afirmar que los unicornios existen. Pues bien, ahora el patriarcado se define por desigualdades en función del sexo en la sociedad. Eso siempre ha sido “sexismo”, nada más. Decir que eso es patriarcado es cambiarle el nombre a algo ya existente solo para buscar un enemigo común, el hombre.

¿Qué sería el patriarcado?

Especificar que este sexismo es patriarcal, significa responsabilizar exclusivamente al hombre de todo el sexismo, afirmar que exclusivamente el hombre se beneficia de él y que exclusivamente la mujer sale perjudicada por todo. Ya que se afirmaría que el sistema está controlad por la figura, aunque hipotética, del patriarca.

¿Por qué se usa la palabra “patriarcado”?

Por marketing. Buscar aunar a todas las mujeres solo para acabar con cierto sexismo no parece demasiado dramático. Pero si las convences de que hay un control de la sociedad por unos hombres o por todos y están viviendo a tu costa, es más fácil controlarlas.

“Claro que hay patriarcado, las mujeres cobramos menos, nos matan, nos violan…”

Esos no son los únicos efectos del sexismo. Llega mucho más allá. Al reclutamiento obligatorio de hombres en guerras, la mili, que los vagabundos sean mayoritariamente hombres, que la mayoría de asesinados sean hombres….

asesinatos españa

(Fuente)

Así que es un problema de todos y no algo patriarcal. Si le llamamos patriarcado estamos afirmando que los hombres han planificado la sociedad para ser ellos quienes acaban siendo vagabundos para sacar partido de ello. Por lo tanto, es ridículo que adjudiquemos las formas de sexismo al sistema patriarcal.

Además de que culpando al patriarcado, se puede generalizar más fácilmente acciones de hombres concretos a todos los hombres. Puedes culpar a todos y cada uno y hacer leyes que vulneren su presunción de inocencia ya que les estás culpando de ejercer una dominación aunque realmente no estén haciendo nada.

Por lo tanto, no culpemos a quien no debamos y centrémonos en el sexismo, por ejemplo, el sexismo de no dar valor a este escrito por haber sido redactado por un hombre.