Ada Colau, la alcaldesa de Barcelona, es famosa por no tomar partido jamás en el tema del independentismo catalán. Después de mucha insistencia por la prensa, el electorado y los demás partidos para que diga si tanto ella como el partido están a favor o en contra de la independencia catalana, ha hecho un comunicado para “dejar escrita su posición”.

ada colau independencia mojarse seca

Aquí la publicación.

En dicha publicación nos explica en un politiqués perfecto (el idioma de los políticos en el que se habla sin decir nada), y como es obvio no se moja ni favorece ninguno de las dos posibilidades. Se convierte en la alcaldesa de Schrodinger; ya que al igual que no sabemos si el gato está vivo o muerto hasta que no se abre la caja, hasta que no se abra la urna, nunca sabremos si Ada Colau está a favor de la independencia o no.

En la publicación, explica su “postura” y la de su partido en cinco puntos:

1- Defendemos que Cataluña negocie su relación con España.

2- Nuestro partido es plural, así que hay gente independentista y gente que no.

3- Tenemos dudas sobre la efectividad del referendum.

4- Defienden que haya referendum.

5- Como los demás ayuntamientos no se mojan, yo tampoco.

Es decir, su postura no aparece por ningún lado y la de su partido es que unos sí, otros no.

Resume diciendo: El referendum está hecho con prisas y defiende el voto año tras año que el voto “de tu vida”. (Cosa que no resume nada de lo dicho anteriormente.)

Añade que no le preocupa que la separación sea unilateral respecto al PP sino que sea unilateral respecto a media Cataluña. Sin embargo, nadie le pide que separe España, sino que diga a título personal si prefiere una Cataluña independiente o no. Si está del lado de catalanes que apoyan el derecho a decidir o si está en contra de la secesión.

En definitiva, ha dicho lo que ya se sabía y seguirá diciéndolo hasta que las papeletas le chiven la opinión que tiene que tener. Perder votos es algo que no está dispuesta a hacer. Es más fácil quejarse, que tomar decisiones.